CIRCULAR Nº51

Los autónomos y pequeños negocios canarios con caídas de más de un 30% en su facturación podrán optar a ayudas directas y a fondo perdido de hasta 25.000 euros. El plazo comenzará el próximo 10 de marzo.

Los autónomos canarios que continúan afectados por la pandemia podrán optar a ayudas directas y a fondo perdido de hasta 25.000 euros. El Cabildo Insular aprobó el pasado lunes una nueva línea de ayudas para apoyar a los pequeños negocios y trabajadores por cuenta propia de la isla que estará disponible desde el próximo 10 de marzo.

La convocatoria que puso en marcha el Ejecutivo regional se enmarca en el Plan Extraordinario de Ayudas del Gobierno de Canarias y establece dos líneas: una para trabajadores por cuenta propia sin asalariados, dotada con 18 millones de euros, y otra para pequeños negocios y autónomos con empleados a su cargo, dotada con 66 millones de euros. Estas ayudas serán gestionadas por la Dirección General de Promoción Económica de la Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo y, según sus estimaciones, el importe que percibirán los negocios será de entre 1.063 y 25.000 euros por entidad beneficiaria a fondo perdido. Estas ayudas van directamente destinadas a aquellos autónomos y pymes afectados por la crisis, cuyo volumen de facturación haya caído más de un 30% en el segundo semestre de 2020 con respecto al mismo periodo del 2019.

El plazo para presentar las solicitudes para estas ayudas se abrirá el próximo 10 de marzo y durará 20 días hábiles. Estas se realizarán de forma electrónica a través de la Sede electrónica de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias y el Servicio Canario de Empleo, acompañadas de la documentación pertinente. Sin embargo, Juan Carlos Arricivita, presidente de ATA Canarias, hizo especial hincapié en una de las condiciones de esta nueva línea de ayudas: cabe “recordar a los afiliados que tienen la obligatoriedad de mantenerse 6 meses en la actividad para no tener que devolver la ayuda”

Ayudas finalistas para cubrir gastos como el alquiler y otras facturas

La convocatoria aprobada en este decreto ley tiene como objetivo financiar los gastos fijos de funcionamiento (alquiler, cánones de uso de la propiedad intelectual, primas de seguros no sociales y suministros de luz, agua y comunicaciones) de los sectores afectados no sólo por las restricciones, sino por la reducción de demanda. Además, estas ayudas son  compatibles con las prestaciones concedidas por el Gobierno Central por cese de actividad, por actividad, bajos ingresos y para los autónomos de temporada.

La subvención consistirá en único pago, siendo 25.000 euros la subvención máxima. Para el cálculo se tendrán en cuenta tres factores:

  • Sector económico al que pertenece la empresa: hostelería, comercio, entre otros sectores.
  • Número de personas trabajadoras equivalentes a tiempo completo
  • Porcentaje de reducción de facturación sufrida entre los segundos semestres de 2020 y 2019, según intervalos.

Finalmente, los pequeños negocios y autónomos que soliciten la ayuda deberán presentar una declaración responsable de estar al corriente de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social o Mutualidad Profesional, de que no se han recibido ayudas con el mismo fin y de que no se incurre en las prohibiciones establecidas en el decreto ley 2/2021, de 1 de marzo donde se enmarcan estas ayudas.