El Gobierno está negociando con los sindicatos una reforma legal que instaure la obligatoriedad del registro horario digital

El registro horario ha estado en el ojo del huracán desde que, en 2019, se aprobó su obligatoriedad en todas las empresas. La última noticia en torno a esta materia es que el Ministerio de Trabajo ha enviado una propuesta a los sindicatos y a la patronal para establecer el registro horario digital obligatorio, dentro de un paquete de reformas que también incluiría el aumento de las sanciones por incumplir con las obligaciones en materia de control horario.

Hasta el momento solo se trata de una propuesta, sin embargo, el Gobierno y los sindicatos desean llegar a un acuerdo antes de que comience el mes de agosto. En dicho acuerdo podría incorporarse, también, la reducción de jornada máxima de las 40 horas actuales.

Precisamente, las desavenencias en torno a cómo se quiere reducir la jornada laboral ha llevado a la patronal a mostrarse reacia a llegar a un acuerdo con Gobierno y sindicatos. ¿Por qué? Los empresarios apuestan por reducir la jornada a través de la negociación colectiva, mientras que sindicatos y ministerio quieren hacerlo mediante una reforma legal.

A ello hay que sumar que el ministerio de Trabajo se muestra contrario a aumentar el límite máximo del número de horas extra de los trabajadores, que actualmente se sitúa en las 80 horas extraordinarias por año, una medida que defiende la CEOE.